lo mejor de nuestros recuerdos…

es crearlos

 
12viajes.jpg
 

 12 recuerdos es el nombre que elegí para definir una de las más “estúpidas, irresponsables” y a la vez de las más apasionantes y enriquecedoras ideas que, hasta la fecha, he tenido.

En Diciembre 2016, justo antes de mi viaje de regreso a España por Navidad, llegué a París.

No es que la cifra importe en absoluto, pero Francia era el decimoquinto país que había tenido el privilegio de pisar durante los últimos 12 meses. Había sido un año emocionalmente intenso, plagado de experiencias, aventuras y sobre todo nuevas caras. Un año en el que había aprendido a hacer malabares económicos, a exprimir hasta el último minuto de cada día y ante todo, a saber apreciar el inmenso valor de haber cumplido un objetivo personal, un objetivo que debido a la situación, tanto económica como profesional en la que me encontraba, podría ser tachado de inconcebible incluso antes de intentarlo.

  Las reglas del juego habían sido bastante básicas. Exponerme a una situación diferente cada mes, una situación capaz de brindarme la oportunidad de experimentar o crear una sensación alejada de lo que el día a día podría llegar a despertar en mi, y para hacerlo un poco más interesante, debía llevarlo acabo en un país diferente cada vez.

 

 

Newquay_001.jpg
 

    Aquello que en Enero comenzó como un pequeño experimento o reto personal, se había convertido, sin darme cuenta, en mi estilo de vida. Exponerme a una gran variedad de situaciones diferentes, involucrarme en otras culturas y empaparme de cientos de historias ajenas, me estaba ayudando a reorganizar mis prioridades y sobre todo a retomar de nuevo mi confianza personal. Una confianza, que al igual que las miles de personas que decidimos comenzar desde cero en otro país, se había visto ligeramente afectada durante el proceso de adaptación.

  

Las innumerables aventuras, personas y sensaciones escondidas tras cada uno de estos viajes, no únicamente estaban enriqueciendo mi vida, sino que me estaba ayudando a crear nuevas metas por las que luchar diariamente. Como consecuencia de ello, mis objetivos profesionales fueron siendo alcanzados uno tras otro, permitiéndome con ello, la posibilidad de comenzar a bocetar caminos diferentes y decidir el tipo de historias que me gustaría incluir en mi siguiente capítulo.

Como era de esperar, colateralmente se fue creando en mi el deseo de lanzarme a una aventura mayor, de marcharme sin fecha de regreso, de deshacerme de mis posesiones y ataduras y sobre todo de buscar una solución que me brindase la oportunidad de saborear tanto el destino al que me dirigiese como el viaje en si mismo.

Sin tener la menor idea por aquel entonces, Step That Matters había dado el primer paso hacia su creación.

 

 

2017_03_Tenerife_03.jpg
 

 Unos 15 cuadernos de notas y casi tres años más tarde, es hora de que este proyecto saliese a la superficie, hora de volver a elegir una vez más el camino “estupido e irresponsable”.



COMIENZA TU NUEVA AVENTURA !!

Reserva tu alojamiento haciendo click en el siguiente enlace: